Cabildos a la distancia: las fiestas constituyentes de la comunidad chilena en el exterior

abril 12, 2016 por Alberto Coddou
ACoddouPuentes

**Alberto Coddou Mc Manus es chileno residente en el Reino Unido. Además de ser colaborador de RED, Alberto (@betocoddou) es parte del Proyecto Puentes (@ProyectoPuentes)

La segunda etapa del proceso constituyente ya tiene fechas. Los diálogos ciudadanos comenzarán el próximo Sábado 23 de Abril, cuando el proceso de participación individual a través de una plataforma digital esté disponible en internet (www.unaconstitucionparachile.cl), y se permita la realización de los denominados encuentros locales auto-convocados (estas instancias estarán abiertas hasta el 23 de Junio)[1] ¿Qué tiene que ver esto con los chilenos y chilenas que actualmente viven en el exterior?

Por primera vez, a excepción de algunos experimentos de participación sectorial o de la realización de un “censo” de chilenos en el exterior que se hizo hace algunos años, comunidades organizadas repartidas alrededor del mundo tendrán la posibilidad de ejercer verdaderos derechos de participación política. Las facilidades que otorgan las nuevas tecnologías permiten, como nunca antes en la historia, la posibilidad de participar a la par de sus compatriotas que residen en territorio nacional. Más aun, y antes de que se apruebe la ley que implementará el derecho a voto de los chilenos en el exterior (proyecto de ley actualmente en trámite), estos ciudadanos podrán ejercer sus derechos políticos que en este caso van mucho más allá del voto. En efecto, y sobre todo en el caso de los encuentros locales auto-convocados, serán capaces de dialogar, con una perspectiva distinta, con respecto a los tres ejes que se han acordado: valores y principios; derechos, deberes y responsabilidades, e instituciones del Estado. Aun está por verse la propuesta concreta de realización de ‘cabildos equivalentes a los provinciales’ en el exterior (la etapa de cabildos debe comenzar el 23 de Julio). Ello depende de una reunión entre el Consejo de Observadores Ciudadanos y la Cancillería, cuestión que debe resolverse antes del comienzo de la etapa de participación local (véase el punto 4 del acuerdo número 4 del Consejo). Por de pronto, vamos a la etapa local.

La distancia con el país no sólo genera vínculos de un especial carácter con las comunidades que habitan en territorio nacional. Muchas veces, esa distancia implica verdaderas representaciones imaginadas y vividas a través de múltiples actividades que organizan comunidades de chilenos en el exterior. La intensidad de la participación social en el exterior debe verse como una oportunidad de articular una relación sinérgica con la necesidad de impulsar la más amplia participación en el actual proceso constituyente. Como señala una reciente auditoría a la democracia chilena realizada por el PNUD, “existe una amplia literatura que ha demostrado que la participación en organizaciones intermedias de la sociedad contribuye a fortalecer el capital social de una comunidad, y que éste estaría asociado en forma positiva con el funcionamiento de un sistema democrático” (p. 228). A diferencia de una concepción de los “cuerpos intermedios” como una manera de evitar la “politización” de procesos de discusión de intereses comunes, existen diversas voces que muestran lo contrario: es posible que participación social y política vayan de la mano. En el caso de comunidades de chilenos viviendo en el exterior, el actual escenario constituyente representa una oportunidad única.

A diferencia de la inercia que experimentan las instancias de participación en el territorio nacional, los chilenos en el exterior muestran una intensa actividad de participación social con compatriotas a través de diversas actividades culturales, benéficas, deportivas o de carácter político.[2] En otras palabras, además de los vínculos familiares que se mantienen a la distancia, el vínculo con el territorio y con la idea de una ‘comunidad nacional imaginada’ se mantiene más vivo que nunca.

Por ejemplo, en Reino Unido viven aproximadamente 7.000 chilenos (censo de 2004-2005, que incluye a los hijos de chilenos nacidos en el extranjero), que representan alrededor de un 6% de los chilenos viviendo en el exterior. De acuerdo a información de la Dirección de Comunidades de Chilenos Residentes en el Exterior (DICOEX, dependiente de la Cancillería), existen 35 comunidades de chilenos registradas en este país, sin contar las denominadas Chilean Societies (las Sociedades ‘Chile) que se forman por los estudiantes chilenos matriculados en la educación superior británica (unas tres, según mi información). En total debiéramos contabilizar 38 comunidades organizadas, con diversos intereses y concepciones en torno a Chile, que nos dan un número de 1 organización por cada 185 habitantes. En territorio nacional, el cálculo daría un total de una organización social por cada 290 habitantes (de acuerdo a información del Registro de Personas Jurídicas Sin Fines de Lucro, a cargo del Servicio de Registro Civil e Identificación).[3] Sin embargo, lo más relevante es la intensidad de la participación: a pesar de que la evidencia internacional muestra que la participación electoral de comunidades en el exterior es menor a la observada en territorios nacionales, la participación social es relativamente intensa. Problemas prácticos, financieros o políticos muchas veces impiden que los más de 100 países que permiten el voto en el exterior observen índices de participación electoral altos (IDEA Handbook on External Voting). Sin embargo, ello no impide que las comunidades de personas viviendo temporal o definitivamente en el exterior se organicen en una diversidad de organizaciones que les permiten renovar los vínculos (emotional assimilation). De acuerdo a la teoría de la identidad social, la identidad y la autoestima están íntimamente relacionadas con la membresía de uno en diferentes categorías sociales como la raza, la nación o la etnia (Hogg 2006). Más aun, como lo muestran algunos estudios de psicología social, las minorías están más conscientes de su identidad nacional que la población mayoritaria del estado receptor (Mehra, Kilduff, & Brass, 1998).Todo ello nos permite sostener que el interés de las comunidades de compatriotas viviendo en el exterior por el actual proceso podría ser relativamente alto, sobre todo considerando cuestiones relacionadas a la identidad política de una nación, es decir, aquello que nos constituye como una comunidad política, aquellos que nos define como chilenos. Una conversación o un diálogo constituyente es justamente eso, y hay buenas razones para sostener que los chilenos en el exterior estarán muy interesados en participar.

Cuando el voto en el exterior esté implementado, ignoramos cómo se comportará el electorado chileno que reside afuera (medido en indicadores de participación electoral), y qué mecanismos ocuparán las candidaturas presidenciales para convocar a estas comunidades (¿Harán campaña sólo en aquellos países con comunidades numerosas? ¿Qué medios de comunicación se utilizarán?). Sin embargo, de acuerdo a la literatura disponible, las reformas que han permitido el voto desde el exterior (external voting) se han logrado principalmente gracias a la participación e incidencia de las comunidades organizadas (Laffleur 2011).[4] Del mismo modo, fue la acción coordinada de diversas comunidades organizadas (en Suecia y Reino Unido, según puedo constatar) la que logró que la Metodología de Participación en los Diálogos Ciudadanos que había presentado la SEGPRES, incluyera finalmente la participación de los chilenos en el exterior.[5]

Para el caso de los diálogos ciudadanos, el rol de las comunidades será crucial en ambas etapas. Tanto en los encuentros locales auto-convocados como en los potenciales ‘cabildos equivalentes a los cabildos nacionales provinciales’, la acción de la “comunidad organizada” será vital en exigir que los consulados puedan cumplir sus roles, que la DICOEX facilite sus canales de difusión para que las convocatorias sean amplias, o que la señal internacional de TVN o las señales de radios chilenas por internet cuenten con mecanismos de difusión adecuados. Se pueden pensar diversas iniciativas o medidas de fomento de la participación, pero estoy seguro de que habrán algunas completadas constituyentes, cenas-bailables constituyentes, o que en general agreguen el calificativo constituyente a alguna de las miles de actividades sociales que los compatriotas realizan diariamente en el exterior. La invitación está hecha, es cuestión de los invitados armar la fiesta.

**Alberto Coddou Mc Manus es chileno residente en el Reino Unido. Además de ser colaborador de RED, Alberto (@betocoddou) es parte del Proyecto Puentes (@ProyectoPuentes)

Referencias

- Hogg, M. A. (2006). Social identity theory. In P. Burke (Ed.), Contemporary social psychological theories (pp. 111-136). Palo Alto, CA: Stanford University Press

- IDEA (2013). International Handbook: Voting from Abroad (IDEA).

- Lafluer, J. M. (2011).  Why do states enfranchise citizens abroad? Comparative insights from Mexico, Italy and Belgium. Global Networks 11, 4.

- Mehra, A., Kilduff, M., & Brass, D. (1998). At the margins: A distinctiveness approach to the social identity and social networks of underrepresented groups. The Academy of Management Journal, 41, 441-452.

- PNUD (2014). Informe Auditoría a la Democracia: Chile (PNUD).

 

Notas

[1] El objetivo de los Encuentros Locales es que las personas dialoguen, que los ciudadanos deliberen, acuerden y prioricen, indicando sus fundamentos sobre cada uno de los tres temas de discusión, como también registrar sus acuerdos parciales y desacuerdos. Los requisitos de estos encuentros son los siguientes:

• El organizador deberá́ inscribir previamente el encuentro en la web www.unaconstitucionparachile.cl o vía telefónica al número 600 204 0000.

• Contar con la presencia de un moderador(a) del encuentro, elegido por el grupo.

• Seguir las instrucciones para la realización de un Encuentro Local que encontrarás en la web www.unaconstitucionparachile.cl. Los Encuentros Locales se deben inscribir en la plataforma digital con 10 días de anticipación.

• Registrar el resultado del diálogo en el formulario “Acta de Encuentros Locales”.

• Cada persona solo podrá́ participar en un Encuentro Local.

• Cada Encuentro Local deberá́ tener un mínimo de 15 personas y un máximo de 30.

[2] Como señala el informe recién citado, “en general, en Chile la participación electoral es baja, al igual a lo que ocurre respecto de organizaciones sociales o voluntarias, sobre todo si se comparan los indicadores utilizados habitualmente para medir asociatividad (pertenencia a organizaciones sociales) y participación electoral con otros países de la región y promedios internacionales (…) los bajos niveles de participación en Chile y la falta de espacios e instancias de involucramiento ciudadanos en los ámbitos públicos no permiten participación plena en la vida publica” (p. 229).

[3]El mencionado registro incluye a medios de comunicación y otras personas jurídicas que en general no se asocian con la idea de participación social. Ello implica que el indicador de asociatividad debería bajar aun más.

[4] Otras teorías sostienen que estas reformas dependen de incentivos políticos de las mayorías políticas que permiten la aprobación de estas reformas (intereses meramente electorales).

[5]A través de una carta dirigida a la Cancillería y al Ministerio Secretaría General de la Presidencia, con copia al Consejo de Observadores Ciudadanos, se exigió que la propuesta del gobierno incluyera la realización de encuentros y cabildos en el exterior. Véase la carta al director, “Cabildos en el extranjero”, publicada en El Mercurio el día 3 de Marzo de 2016.

Más Ideas y Proyectos

A la espera de que se tramite en el Congreso la modificación al capítulo XV de la Constitución, que regula su posibilidad de reforma, el Observatorio del Proceso Constituyente en Chile invita a Coloquio “¿Es legítima nuestra actual Constitución? ¿Existe en Chile […]

Entrar a Observatorio aquí: redconstituyente.cl Con un debate sobre el estado actual y los pasos a seguir del proceso constituyente se realizó este lunes 8 de mayo el lanzamiento del Observatorio del Proceso Constituyente de la Fundación RED: Red de Estudios […]

La siguiente entrevista al director de RED José Gabriel Palma fue publicada originalmente en Flacso y en CIPER Chile.  -¿A qué asocia el difícil escenario político-económico que América Latina atraviesa en la actualidad? Unos más, unos menos, el panorama es de […]

Artículo publicado originalmente en Ciper Hace unos días un residente de los llamados ‘guetos verticales’ de Estación Central se refería a su situación de la siguiente manera: “Antes de este escándalo dormíamos mal por el ruido, hacíamos cola para el […]

Ver más Ideas y Proyectos