Celebración de AUCs: Hoy Chile es un lugar un poco mejor

octubre 22, 2015 por Esau Figueroa
Esau Figueroa

Este jueves 22 de octubre es un día especial para las distintas luchas que se han efectuado en nombre de la diversidad y la igualdad, pero sobre todo, de la justicia social. Y es que si bien no quisiéramos aplicar la lógica del vaso medio lleno/medio vacío, no podemos desconocer la importancia que posee la celebración de los primeros Acuerdos de Unión Civil (AUC) en Chile, sobre todo porque su promulgación es el fruto de más de diez años de esfuerzos y perseverancia en el que se trazó un camino marcado por grandes obstáculos y ofensas por parte de quienes siguen pensando en la existencia de distintas categorías de ciudadanía y en restricciones para la pasión y el amor.

Y es que las cosas no han sido fáciles de principio a fin. Prueba de ello, por ejemplo, es que la celebración de estas uniones se hayan puesto en riesgo producto del paro de trabajadores del registro civil, a propósito de lo cual su vocera oficial ha dicho que “el Acuerdo de Unión Civil no es una ceremonia, es una actuación más del servicio… no es un contrato solemne, no es como el matrimonio”, palabras que esperamos solo reflejen la frustración de trabajadores y trabajadoras que claman por una solución que hasta la fecha no ha llegado por parte de autoridades, las cuales no han sabido responder a una demanda legítima y justa. Que no se piense que los homosexuales somos un grupo “favorecido” que sólo piensa en sí mismo sin hacerse parte de la gran cuestión político-social que hoy afecta a la mayoría de la población. Esta es sólo una más de las muchas luchas que debemos llevar a cabo en búsqueda de la anhelada dignidad en todo orden de cosas.

No obstante, el AUC para muchos y muchas sí es una ceremonia y sí es un contrato solemne, no porque el Estado o ciertos funcionarios así lo determinen, sino porque hasta el día de hoy esta “actuación” se constituye como la única salvaguarda legal para miles de personas que históricamente han vivido en la incertidumbre, el desamparo y la deriva de una sociedad brutal. Nos alegramos que el 60% de la reservas de hora de AUC sean de parejas heterosexuales porque ello reivindica una necesidad global y no un requerimiento especial para una población específica como tanto se empeñó en imponer durante el debate legislativo gran parte de la derecha chilena. Sin embargo es imposible desconocer que el AUC para algunos es una opción mientras que para otros es la única alternativa existente.

Los conservadores y las iglesias Católica y Evangelica dirán que Chile va perdiendo el rumbo moral en una debacle antinatural impuesta por la “agenda homosexual”. Al respecto, poco o nada queda por refutar a quienes hoy no se sostienen ante el peso de su corrupción, engaño y verdadera falta de amor por la humanidad.

Por otra parte la disidencia sexual y el mundo queer dirán que la sexualidad ha dado un paso más hacia la normalización y la colonización de sus diversidades, y quizás tienen razón. Fundamental es no obviar la autocrítica en este proceso de obtención de garantías. Sin embargo mientras no seamos capaces de construir revolucionaria y conjuntamente una sociedad provista de verdadera justicia y en donde todas las personas, independiente de su orientación sexual, género, identidad, etnia, color de piel, nacionalidad, etc. gocen de los mismos derechos, libertades y obligaciones, el AUC no puede constituirse en otra cosa que no sea un motivo de alegría, pues simboliza el anhelo que muchas personas desde hace tiempo esperaban, y eso no puede ser deslegitimado por ninguna teoría o ideología existente.

Tampoco queremos instituciones de primera y segunda categoría. Esperamos que el AUC disponga de todas las garantías que el matrimonio, incluyendo derechos de filiación y adopción. De lo contrario solo estaríamos avalando la perpetuación de un régimen de dominación que durante mucho tiempo no ha hecho otra cosa más que promover inequidades, exclusiones, crímenes y muerte. También esperamos que en el corto plazo todas las personas puedan decidir si quieren contraer o no este compromiso, como así mismo puedan decidir si desean o no casarse, sin restricciones ni distinciones, con total libertad. En ese sentido es importante aclarar que el AUC es solo un paso más en esta lucha, no porque seamos inconformistas, sino porque creemos en la justicia, la equidad, la diversidad, la igualdad y en el sueño de una sociedad mejor.

Es por la concreción de esta sociedad donde prime el amor en todas sus formas que esperamos fervientemente por un mañana esperanzador, para nosotros y para todas las personas, tanto si están en soledad o compañía; para quienes diariamente son discriminados; para quienes no pueden decidir sobre su cuerpo; para quienes no pueden vivir con dignidad; para quienes aguardan por la mejora de sus condiciones laborales; para quienes protegen nuestro ecosistema; para quienes esperan cruzar una frontera escapando de la guerra; para todos, todas y todxs es el sueño de esa sociedad. Mientras tanto, celebremos porque con el AUC hoy Chile es un lugar un poco mejor que ayer.

Más Ideas y Proyectos

A la espera de que se tramite en el Congreso la modificación al capítulo XV de la Constitución, que regula su posibilidad de reforma, el Observatorio del Proceso Constituyente en Chile invita a Coloquio “¿Es legítima nuestra actual Constitución? ¿Existe en Chile […]

Entrar a Observatorio aquí: redconstituyente.cl Con un debate sobre el estado actual y los pasos a seguir del proceso constituyente se realizó este lunes 8 de mayo el lanzamiento del Observatorio del Proceso Constituyente de la Fundación RED: Red de Estudios […]

La siguiente entrevista al director de RED José Gabriel Palma fue publicada originalmente en Flacso y en CIPER Chile.  -¿A qué asocia el difícil escenario político-económico que América Latina atraviesa en la actualidad? Unos más, unos menos, el panorama es de […]

Artículo publicado originalmente en Ciper Hace unos días un residente de los llamados ‘guetos verticales’ de Estación Central se refería a su situación de la siguiente manera: “Antes de este escándalo dormíamos mal por el ruido, hacíamos cola para el […]

Ver más Ideas y Proyectos