Entrevista en El Mostrador: “En Chile y Brasil hace rato que el experimento neoliberal de centroizquierda hace agua”

enero 21, 2016 por José Gabriel Palma
Gabriel-Palma

Los aplausos que nos llegan desde afuera son cada día más esporádicos”, dice José Gabriel Palma, doctor en Economía de la Universidad de Oxford, doctor en Ciencia Política de la Universidad de Sussex y profesor de economía de la U. de Cambridge, además de investigador asociado de las Universidades de Santiago y Valparaíso.

Su comentario apunta a las alabanzas que ha recibido Chile en los últimos años de su historia económica. ¿Una razón? “Desde 1998 en adelante hay muy poco que aplaudir. El crecimiento del PIB cayó a la mitad desde entonces (comparado con los 15 años anteriores). Y el crecimiento de la productividad (producto por trabajador) cayó de un promedio del 3.2% anual a uno de apenas 1.7%. Y la velocidad actual hubiese sido aún más de tortuga de no ser por el auxilio, totalmente fortuito, de una bonanza en los precios de exportación sin precedentes. De haber continuado la velocidad anterior, habríamos duplicado nuestra productividad en 22 años; en la nueva era, y si es que no nos desaceleramos aún más, vamos a necesitar el doble de tiempo. En realidad, el único aplauso que todavía nos merecemos es que casi todo el resto de la región anda peor. Pero, como se sabe, mal de muchos… Pero hay que reconocer méritos donde ellos se merecen: el gran logro de la ‘nueva izquierda’ chilena es que el otro lado de la medalla de su gran timidez, fue que no arriesgó nunca nada. En un contexto tan pobre como el de nuestra América, ¡hoy eso parece un logro!”.

-Esos aplausos entonces se entienden desde otro punto de vista…
-Desde un punto de vista ideológico, los aplausos que quedan solo se entienden dentro de una lógica de idealización del modelo neoliberal (versión criolla): hay que imaginarse que aún existe un país de este tipo donde las cosas andan. A su vez, para reafirmar eso ante tanta evidencia opuesta, hay que demonizar aún más el pasado. Como no hay ningún país de la región que haya crecido en forma sostenida (cuando hay crecimiento, como en el Chile de los 90, el oxígeno se nos acaba muy luego, como en el Chile del 98), hay que seguir figurándose un país cada vez más imaginario para idealizar.

Para bien o para mal, lo que el modelo neoliberal pudo dar, ya lo dio. Chile ya produce productos primarios en forma muy competitiva; ya genera abundantes trabajos en servicios de poco desafío tecnológico; ya tiene un retail y finanzas altamente rentables (aunque en gran parte gracias al cínico abuso de sus consumidores); algo de lo que sobrevivió de nuestra industria es interesante, etcétera. Llegó el momento de mostrar algo más de ambición −como en Asia− y dar el paso siguiente. Hoy día lo único que es claro es que “más de lo mismo” no nos va a llevar a ninguna parte; nos va a dejar dándonos vueltas en el mismo pantano. Pero con la escasa imaginación social que nos caracteriza actualmente, pareciera que estuviésemos condenados a ese purgatorio. Como nos decía Keynes, “la gente normalmente prefiere fracasar en forma convencional, que tener éxito en forma no convencional”.

-En una columna de opinión, publicada en otro medio, usted señalaba que la economía chilena pendía de la tela de una araña. Han pasado casi tres años desde ese escrito y el augurio apuntaba a que podríamos caer más hondo que en la crisis de los 80… ¿se mantienen esas condiciones?
-Así como al pueblo de Israel le cayó maná del cielo cuando atravesaban el desierto huyendo desde Egipto hacia la tierra prometida, a Chile le cayó algo similar en la forma del colapso fenomenal del precio del petróleo −el mejor colchón amortiguador para la caída del precio del cobre–. No hay que olvidar que en 2013 el petróleo crudo, el refinado y el gas de petróleo representaban más del 20% de nuestras importaciones. Eso era casi lo mismo que todas nuestras exportaciones de cobre refinado. Y como el precio del petróleo cayó mucho más que el del cobre (actualmente es apenas un cuarto de lo que era al estallar la crisis financiera; y menos de un tercio de lo que era hace dos años), eso ayudó inesperadamente a cerrar el gran déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos que generaría una caída brusca del precio del cobre. Fue como sacarse la lotería cuando se estaba a punto de quebrar.

El cálculo que hacía en esa columna mostraba, explícitamente, cuál sería el escenario al que podríamos despeñarnos si el precio del cobre cayese a los niveles del 2003 (cuando comenzó el superciclo) y todo el resto siguiese igual (¡cálculo de economista!). Ese cómputo lo hice solo para enfatizar cómo, igual que el elefante, en ese momento nos balanceábamos en la tela de una araña. Lo fundamental de esa columna era exponer la manía colectiva prevaleciente; aquella que se fundaba en la ilusión de que el nuevo precio del cobre era algo permanente; y de que lo mejor que podíamos hacer con esa bonanza era regalar más de la mitad, consumir casi todo el resto, y ahorrar una pequeña fracción para los años de las vacas flacas. Olvidándonos de su gran daño al medioambiente, le deberíamos levantar un monumento al “fracking” (o fracturación hidráulica), la nueva tecnología que posibilitó el fuerte aumento de la extracción comercial de gas y petróleo.

-¿Cómo evalúa la política económica que dejó Piñera y la que recibió y ha llevado adelante Bachelet, siempre apuntando a lograr la solidez del sistema en Chile?
-Una de las cosas sicodélicas de la actual telenovela ideológica hegemónica, es la idealización de la performance económica del Gobierno anterior. Digan lo que digan los mandarines del modelo, en los cuatro años del último Gobierno no solo se consumió prácticamente todo lo poco que quedaba en Chile de la bonanza exportadora del cobre (y lo poco que quedaba era casi todo gracias a la muy estatal Codelco), sino que el consumo subió del 71% a casi el 76% del PIB −con el ahorro cayendo en forma proporcional–. De hecho, la expansión del consumo fue tal que las importaciones crecieron cuatro veces más rápido que las exportaciones.

Buen ejemplo de economía populista en piloto automático, en la que las fallas de mercado, y todos los privilegios, se reproducían bajo el motto: “Teme al 1%, honra al mercado”. Bueno, a eso que aquí en Chile todavía llamamos mercado. Pobre Adam Smith, si supiera en lo que terminó su quimera… Mientras tanto, la inversión (como porcentaje del PIB) no llegó ni siquiera a los niveles precrisis, pero sí salían más de US$70 mil millones como utilidades del capital extranjero (en su mayoría mineros), monto equivalente al 7% del PIB del periodo. Esto es, de esta forma salía algo similar a todo el gasto público en educación y salud. Qué generosidad la de los chilenos, y qué manera de desperdiciar el (mal llamado) superciclo. Populismo exuberante y cortoplacista.

A diferencia de lo que ahora tanto se ostenta, parte importante de los problemas económicos de este Gobierno es que se acabó la fiesta y llegó la cuenta. Si ahora que se acabó el auge de los precios de exportación uno mira para atrás, casi lo único que ve son multinacionales radiantes, traders, rentistas y especuladores con los bolsillos llenos, y muchos hogares obesos y endeudados. Mientras tanto, la tan necesitada diversificación productiva brilla por su ausencia. ¡Qué manera de desperdiciar una oportunidad que, con suerte, llega una vez por generación!

Según un informe de Forbes, y en términos relativos, en la última década no hubo ninguna región en el mundo donde se crearan tantos nuevos millonarios, centamillonarios y bilionarios en dólares como en Brasil, Chile, Argentina y la Venezuela bolivariana. Esto es, tanto como en los países de la “nueva” y “vieja” izquierda latinoamericana. Izquierdas mucho más similares de lo que a ellas les gusta admitir, pues ambas siguen igualmente pegadas en el pasado. Mientras que la “nueva” lo único que quiere es crear un futuro que es exactamente el opuesto a un pasado demonizado, la “vieja” quiere crear uno que es la copia feliz de un pasado idealizado. Y, como decía, desde el punto de vista del uso de la renta de nuestros recursos naturales, el Gobierno anterior (ese “quinto Gobierno de la Concertación”) siguió la tradición ya establecida.

Así, en los 12 años entre 2002 y 2014 (los de la bonanza de los precios de exportación) la repatriación de utilidades por parte de la inversión extranjera directa, en su mayoría multinacionales de cobre, fue siete veces mayor que durante el periodo anterior de igual número de años −US $ 186 mil millones y US $ 27 mil millones, respectivamente (dólares constantes del 2010)–.

De hecho, por falta de un royalty de verdad, como el que implantó Australia, en estos 12 años esta salida fue seis veces mayor que la de los 32 años anteriores (1980-2002). En términos del PIB de cada intervalo, mientras que entre el 2002 y el 2014 salía del país por este rubro el equivalente al 8% producto, en el anterior salió solo el 2% del PIB. Esto mismo pero desde otra perspectiva, una aún más escalofriante, la repatriación de utilidades entre el 2002 y el 2014 −en gran parte de multinacionales del cobre por solo molestarse en hacer concentrado (con un contenido de metal de tan solo un 30%, resultado de una flotación rudimentaria del mineral bruto pulverizado)− fue mayor que el stock de todos los ahorros previsionales existentes en la actualidad de los 10 millones de chilenos forzados a cotizar en AFP (en dólares de hoy día, se esfumaron aproximadamente US$ 190 mil millones versus los US$ 160 mil millones de ahorros previsionales). ¡Para el Guinness Book of Records! Sección “tomadura de pelo” (por no decir otra cosa).

-Hay muchas críticas hacia las AFP, ¿pero hay algún modelo que realmente pueda asegurar que las personas ahorren para su vejez? ¿Cómo ves a los chilenos cotizantes de AFP en 20 años más? 
-¡Espero que en 20 años más no quede un chileno cotizando en nuestras actuales AFP! No podría desearle a nadie tal fatalidad. No por nada los Chicago-Boys les soplaron al oído a los militares que no entraran al sistema. Basta leer el informe (muy laxo) de la “Comisión Bravo”. No es que las AFP no ganen plata: “La rentabilidad sobre el patrimonio de las AFP en la última década, exceptuando el 2008, promedia el 27%”.

Y, como si eso no fuese suficiente, se les dan franquicias tributarias adicionales prodigiosas; por ejemplo, nuestra flamante superintendenta de Pensiones (¡quien todavía se mantiene en su cargo!) aprobó hace poco −y en forma exprés− la creación de una AFP fantasma, sin infraestructura ni afiliados, cuyo único fin aparente era realizar un “goodwill tributario” (concepto que debe haber sido ingeniado por mi tocayo García Márquez), lo que permitiría a su AFP matriz una rebaja tributaria de $ 80 mil millones. Lindo negocio. De Alicia en el país de las maravillas.

Pero una pena que, así y todo, las AFP traten a sus consumidores como si fuesen una empresa del rucio Matte: mientras las pensiones promedio que entrega el sistema en la actualidad no superan los $ 185 mil mensuales, todos los conglomerados se benefician de las finanzas abundantes y baratas que permite el sistema (y para lo cual fue diseñado). Si sus gestores prometieron tasas de reemplazo del 75% en los albores del sistema, las proyecciones futuras de dicha comisión indican que las tasas de reemplazo no superarán el 25% en 2025. Sin duda hay pocos temas más complicados en el mundo entero que el de las pensiones; pero crear una burla de esta magnitud no es la solución.

-¿Crees que Chile está mostrando señales de que el modelo está crujiendo?
-No hay duda alguna que el modelo actual está tocando fondo. Y eso es así no solo en Chile, sino también en todos los países de nuestra América que siguen tanto este modelo, como el inevitable modelo antípoda. En Chile y Brasil hace rato que el experimento neoliberal de “centroizquierda” hace aguas. El surrealista México neoliberal está cada día más cerca de EE.UU. y más lejos de Dios. Y la antípoda neoliberal extrema, Venezuela, es un desastre absoluto; y lo más probable es que eso va a terminar mal. En Argentina el kirchnerismo entregó una situación económica insostenible… Y en ambos países muchos de los grandes avances sociales logrados en el pasado ahora solo existen en estadísticas alegres.

Pero mientras en nuestra región tanto el panorama del modelo neoliberal como el de su contrapuesto es cada día más deprimente, en Asia, con todos sus problemas, reina un pragmatismo envidiable. Ya es hora de mirar en serio lo que sucede ahí. Quizás la mayor diferencia entre ambas regiones es que mientras en la nuestra los “progresistas” se tragaban eso de que las reformas neoliberales eran una genialidad de Dumbledore (a la cual lo único que les faltaba era un toque social), en Asia su sabiduría milenaria les decía que solo podían ser obra de Voldemort…

Como nos explica Freud, “las ilusiones son siempre bienvenidas porque nos ayudan a sobrellevar nuestras angustias emocionales [...]. No hay que quejarse, entonces, si de vez en cuando ellas entran en colisión con algún aspecto de la realidad y se hacen añicos en el porrazo”. Y la economía mundial no ayuda en nada. Aunque cueste creerlo, siete años después de la crisis del 2007-2008, aún estamos clavados con los mismos mercados financieros internacionales, igual de monstruosos, igual de desregulados e igual de insaciables. Y aún más líquidos que antes −y, por tanto, aún más autodestructivos− por los efectos de la política monetaria expansiva de los países desarrollados .

Ya decía: para bien o para mal, lo que el modelo neoliberal pudo dar, ya lo dio. O seguimos marcando el paso, o de una vez por todas nos decidimos a industrializar el sector exportador (a la modelo “nórdico”), a energizar el resto de la manufactura con políticas industriales efectivas, con competencia y una macro pro crecimiento (a lo modelo asiático), a diversificar la estructura económica (como si la elite económica tuviese un líder como Sampaoli), a regular de verdad las finanzas (como lo hizo FDR, para ponerlas al servicio del sector real), y a trasparentar las instituciones y en especial la política (a lo “Comisión Engel”).

Pero ello es poco probable en una economía donde lo que más interesa es la especulación financiera, y donde lo que más abunda son las fallas de mercado y los privilegios, la poca competencia, las instituciones tímidas, y una inteligencia “progresista” llena de conflictos de interés (y que siempre va a pestañear primero). Este contexto premia sobremanera a los especuladores, a los rentistas y traders, a los traficantes de influencias políticas y de información privilegiada. ¡De qué otra manera el 1% más rico se podría llevar más del 30% del ingreso!

Parafraseando a Oscar Wilde, en un modelo así, ganar plata haciendo algo socialmente útil es signo de falta de imaginación. Por eso, este contexto necesariamente castiga a la inversión real, a la diversificación productiva, a la absorción tecnológica, y a la industrialización del sector exportador. En él, la desigualdad es tan melliza de la ineficiencia como la ley de gravedad lo es de la manzana. Así, pocos van a molestarse en invertir más allá de lo necesario para depredar recursos naturales en forma competitiva (lo que conlleva algunas actividades interesantes), y para desarrollar no transables tecnológicamente poco demandantes.

-En este contexto, ¿es posible transitar cada vez más hacia una mayor igualdad, por ejemplo, en materia salarial, un punto criticado por la OECD?
-Algo intrínseco a este modelo neoliberal “anglo-ibérico” es lo que yo llamo “los salarios de ineficiencia”. Ya decía el muy conservador Churchill: los salarios bajos no son más que un subsidio a productores poco competitivos. De qué otra forma podemos explicar que durante los años de la bonanza exportadora y financiera, en nuestra América se dio origen a un crecimiento tan mediocre como que, por el lado del gasto, cinco sextos de ese crecimiento era simple expansión del consumo (y de la deuda para financiarlo) y, por el del producto, más de dos tercios era simple expansión del empleo. Esta bonanza permitió a un conjunto de populistas de derecha y de ilusos de centroizquierda aumentar algo el gasto social, para que así todo lo demás pudiese seguir igual.

Como nos decía un gran filósofo alemán, Chile confirma eso de que la forma más efectiva de dominación es aquella en la cual se la “subcontrata” a los representantes de los dominados. Pero en política nada es eterno, y ese tipo de dominación ya hace aguas. Esto nos recuerda de nuevo a Freud, quien (en otro contexto político) decía: “En realidad nuestros compatriotas no han caído tan bajo como creemos, pues nunca habían estado en un pedestal tan alto como nos imaginábamos”. Como decía el poeta, “la quietud de esta hora es un silencio que escucha”.

Más Ideas y Proyectos

A la espera de que se tramite en el Congreso la modificación al capítulo XV de la Constitución, que regula su posibilidad de reforma, el Observatorio del Proceso Constituyente en Chile invita a Coloquio “¿Es legítima nuestra actual Constitución? ¿Existe en Chile […]

Entrar a Observatorio aquí: redconstituyente.cl Con un debate sobre el estado actual y los pasos a seguir del proceso constituyente se realizó este lunes 8 de mayo el lanzamiento del Observatorio del Proceso Constituyente de la Fundación RED: Red de Estudios […]

La siguiente entrevista al director de RED José Gabriel Palma fue publicada originalmente en Flacso y en CIPER Chile.  -¿A qué asocia el difícil escenario político-económico que América Latina atraviesa en la actualidad? Unos más, unos menos, el panorama es de […]

Artículo publicado originalmente en Ciper Hace unos días un residente de los llamados ‘guetos verticales’ de Estación Central se refería a su situación de la siguiente manera: “Antes de este escándalo dormíamos mal por el ruido, hacíamos cola para el […]

Ver más Ideas y Proyectos