Marchando por el desarrollo ¿de qué desarrollo estamos hablando?

noviembre 25, 2019 por Equipo RED

Columna por Cristián Olmos Herrera, publicada en inglés por London Mining Network, y en castellano por RED.

Desde la década del 80, Manfred Max-Neef ya nos hablaba de una inmensa crisis de propuestas al desarrollo en América Latina. Una crisis que no solamente era de índole económico, social, cultural o político, sino mas bien una mezcla de todas ellas que forman un solo cuerpo. A esta crisis, Max-Neef la denominó “una crisis de la utopía”, y que se manifestaba en nuestra incapacidad de soñar un mejor país. Sin embargo, en estas últimas semanas Chile finalmente comenzó a despertar, y por sobre todo comenzamos a soñar. 

A esta crisis, Max-Neef la denominó “una crisis de la utopía”, y que se manifestaba en nuestra incapacidad de soñar un mejor país.

Tod@s quedamos aturdidos y perplejos con las imágenes de las multitudinarias marchas y manifestaciones en Santiago y en las diversas capitales regionales de todo Chile. Postales que mostraban un mar compuesto por mas de 1.2 millones de personas manifestándose en la ahora llamada “Plaza de la dignidad” en pleno centro de la capital (Figura 1). Manifestaciones que no solo fueron el reflejo de un descontento por el alza del transporte público en 30 pesos, sino, por un lado, ha sido un desahogo que manifiesta el descontento a la profunda injusticia e inequidad producida por una clase política, esa que esta muy cercana a los negocios, que se forjado y enriquecido en las ultimas 3 décadas desde que Chile comenzó su transición desde la dictadura cívico militar de Pinochet a la democracia que tenemos en la actualidad. Pero, por otro lado, ha sido una oportunidad para salir a las calles a gritar por nuestros sueños, esperanzas y anhelos al ritmo de la consigna de Víctor Jara de exigir nuestro “derecho a vivir en paz”.

Figura 1: Manifestaciones en Plaza de la Dignidad. Fuente: Denise Eichin

Con esto, el “Oasis Chileno” que el presidente Sebastián Piñera describiera semanas antes de las manifestaciones, se derrumbaba junto a su modelo macroeconómico e institucional. Modelo económico que se ha basado principalmente en la extracción y exportación de recursos naturales con el 9,9% del PIB nacional, amparado en una estructura legislativa e institucional creada en dictadura (Constitución del 80; Código de agua 1981 y Código de Minería de 1983), generado desigualdades y violaciones constantes, especialmente a las comunidades aledañas a los centros de producción minera. Este modelo de desarrollo neoliberal ha puesto sus ojos en el manejo de los bienes naturales, y como lo predijo Eduardo Gudynas, ha quedado claro que “no hay extractivismo sin corrupción y sin violación de los derechos humanos y de la naturaleza”.

Desde un verdadero oasis, en el medio del desierto mas árido del mundo y lugar donde radica la concentración de la mayor riqueza en recursos naturales, la comunidad Lickanantay no se ha quedado indiferente a las luchas que la sociedad enfrenta

Desde un verdadero oasis, en el medio del desierto mas árido del mundo y lugar donde radica la concentración de la mayor riqueza en recursos naturales, la comunidad Lickanantay no se ha quedado indiferente a las luchas que la sociedad enfrenta. Desde el bloqueo al acceso a la minera SQM (Figura 2), el mayor productor de litio en Chile (con una producción de 40 toneladas de litio por año, y que representa el 42% de la producción nacional y con utilidades que van desde U$ 204,4 millones en el primer semestre del 2017, y en ascenso), el presidente del Consejo de Pueblos Atacameños, Sergio Cubillos, expresa que esta manifestación no es solo por 30 pesos, ni por 30 años. Cubillos argumenta que “como pueblos originarios por siglos hemos sido mancillados, oprimidos, han robado nuestras tierras, nuestras aguas, nos han violentado, asesinados, han intentado borrar nuestras costumbres, lengua, y nuestra cosmovisión, sin olvidar también que nos han negado sistemáticamente el derecho a ser reconocidos constitucionalmente”. Además, Cubillos agrega que “ha llegado el momento de defender nuestras tierras, unidos contra el abuso, contra el saqueo multinacional, haciendo un llamado a todos los comuneros, dirigentes y familias a ser parte de este momento histórico por el que atraviesa Chile, para refundar una patria multicultural, plurinacional, solidaria, sustentable, de brazos abiertos, para construir un nuevo país que dejaremos como legado a las futuras generaciones”.

El pueblo Lickanantay sigue demandando el reconocimiento constitucional a los pueblos originarios a través de una nueva Constitución política, que resguarde los recursos naturales y protección efectiva de los derechos indígenas

Las protestas manifiestan una lucha contra la desigualdad extrema en el país, los problemas en los sistemas de atención médica y pública, el aumento de los precios de la electricidad, la privatización de las aguas, los derechos de los trabajadores, una educación desigual y un sistema de pensiones privatizado, todo esto es parte de la herencia que ha dejado la dictadura. Sumado a estos petitorios, el pueblo Lickanantay sigue demandando el reconocimiento constitucional a los pueblos originarios a través de una nueva Constitución política, que resguarde los recursos naturales y protección efectiva de los derechos indígenas. Además, solicita el reconocimiento constitucional del agua como derecho humano, así también la necesidad de una autodeterminación de los pueblos originarios, y la restitución de la demanda territorial de los pueblos del norte del país. 

Figura 2: Bloqueo acceso minera SQM. Fuente: Francisco Mondaca

En relación con la extrema represión que aun se sigue observando en las manifestaciones, donde hemos pasado de estar en guerra (según Sebastián Pinera), a estado de emergencia, y toda la parafernalia militar y policial en las calles, Sergio Cubillos agrega que desde este desierto salen los recursos con los que hoy se esta reprimiendo gente en las calles, a través de la ley reservada del cobre (Ley Nº 13.196, que entrega anualmente el 10% del ingreso total de Codelco, Corporación Nacional del Cobre, a las Fuerzas Armadas). Con esos recursos se esta matando gente en este país y no queremos que esos recursos que salen de nuestras sagrada Patahoiri, de nuestra sagrada Pachamama sirvan para matar a nuestros propios hermanos”.

«Desde este desierto salen los recursos con los que hoy se esta reprimiendo gente en las calles, a través de la ley reservada del cobre»

Sergio Cubillos

Es por este motivo, que el Consejo de Pueblos Atacameños, agrupación indígena que reúne a 18 comunidades del Área de Desarrollo Indígena de Atacama La Grande, decidió comenzar un proceso de deliberación interna que permita establecer las bases para una nueva Constitución desde una mirada indígena. Cubillos menciona que “hemos decidido pasar de la protesta a la propuesta, queremos encabezar un proceso de diálogo, que parta por nuestras comunidades, que posteriormente permita la participación de toda la ciudadanía y que avance hacia la conformación de una Asamblea Constituyente”. Por lo tanto y tomando en cuenta el convenio 169 de la OIT y haciendo referencia a la autodeterminación de los pueblos originarios, el Consejo de Pueblos Atacameños establece una serie de herramientas y mecanismos para una participación efectiva de los indígenas en la toma de decisiones gubernamentales y elaboración de políticas públicas. En este sentido, menciona que mucho que aprender desde regiones, en especial desde los pueblos originarios, como por ejemplo el manejo de sus aguas, donde las comunidades Atacameñas han defendido sus sistemas de cooperativas, los que entregan igualdad en sus repartos, pero también dejan claro los derechos y deberes de cada agricultor, lo que debería ser considerado un ejemplo en la gestión de sus recursos, así combatir la desigualdad territorial y marginación social que los afecta. 

«Hemos decidido pasar de la protesta a la propuesta, queremos encabezar un proceso de diálogo, que parta por nuestras comunidades, que posteriormente permita la participación de toda la ciudadanía y que avance hacia la conformación de una Asamblea Constituyente»

Sergio Cubillos

Desde un contexto de país extractivista, y tomando las palabras de Max-Neef, tal vez sea necesario mirar lo que hacen las comunidades indígenas, desde la perspectiva de una escala humana, como una opción para el futuro, que mira las iniciativas locales, y regionales como formas de reorientación del desarrollo, a través de la promoción de formas de auto dependencia local que satisfagan las necesidades fundamentales de los seres humanos como la autonomía, la solidaridad, la cooperación y las tradiciones locales, que en este caso, son pilares de la Cultura Andina y que apunta hacia una necesaria profundización democrática.

Así, el acuerdo de la clase política que busca iniciar un camino para una nueva constitución a través de una convención constituyente deberá conectarse con otra escala de dialogo, la de la ciudadanía que busca de forma directa poder expresarse, a través de plebiscitos municipales, asambleas comunales o en el caso de la comunidad Lickanantay a través de un proceso de dialogo interno, que con optimismo y esperanza buscan salir del letargo, y luchar por recuperar la utopía.

Más Ideas y Proyectos

Columna publicada originalmente el 2 de Noviembre de 2020, en el blog de The Bartlett Development Planning Unit. By Ignacia Ossul Vermehren, Lieta Vivaldi & Camila Cociña On Sunday 25th October, Chileans voted to overhaul the Pinochet-era Constitution. The country also […]

Ensayo publicado originalmente en CIPER académico. Chile, al igual que el resto de América Latina, está atrapado en dos pandemias, la nueva (el Covid-19) y la vieja: nuestra perenne falta de imaginación en materias de política económica. Mientras la primera […]

A su manera, tanto el estallido social como la pandemia han traído a la superficie injusticias que se habían consolidado en el Chile de las últimas décadas: por una parte, profundas desigualdades económicas, sociales y políticas quedaron expuestas con la […]

La Red de Centros de Estudio por una Nueva Constitución, que reúne a un conjunto de centros de pensamiento, representantes de una amplia diversidad de centro-izquierda e izquierda trabajando conjuntamente por el proceso constituyente, ha publicado la declaración «Plebiscito: la […]

Ver más Ideas y Proyectos