Naschla Aburman, Presidenta FEUC y vocera Confech 2014: “Yo espero que durante la reforma la educación técnica no se quede atrás”

Screen Shot 2015-03-02 at 19.05.42

¿Cuál es tu evaluación del 2014, cuando fuiste vocera del movimiento estudiantil? ¿Qué se logró? ¿Qué falta y por qué?

El 2014 fue un año con las expectativas muy altas, en muchos aspectos, por el gobierno de Bachelet y las propuestas que hizo, pero, sobre todo, desde el movimiento estudiantil porque era “el año de la reforma educacional”. Como teníamos las expectativas muy altas, pensamos que íbamos a conseguir muchas más cosas. Aún así, conseguimos poco a ojos de la mayoría. Sin embargo, yo creo que fue el año que conseguimos dar un paso concreto. Un año en que no solo le doblamos la mano al gobierno, sino que propusimos de una manera súper concreta. Me refiero a lo del DFL2.

Es un año en que, a pesar de todo, tuvimos que sentarnos distintas personas del movimiento estudiantil a hacer un proyecto que se hizo en conjunto, asesorados por el Cefech (Centro de Estudios de la FECH). Lo presentamos al Mineduc. Ellos lo aprobaron. La presidenta lo aprobó. La presidenta lo firmó. En la Cámara se discutió. En las comisiones se aprobó. A mí me parece que, en la gran lista del movimiento estudiantil de cambios concretos que hay que conseguir, es un paso en otra línea. Como también me parece que fue un paso en otra línea que ingresaran ex dirigentes al parlamento, por ejemplo. Esto es una cuestión concreta, un proyecto de ley que va a significar mucho para muchas instituciones y estudiantes. En ese sentido, me siento orgullosa de haber formado parte de eso.

…Creo que lo malo fue que el movimiento estudiantil del 2014 no logró mantener una alianza fuerte con la ciudadanía. Fue un año en que había muchas miradas sobre lo que estaba pasando y ninguna tuvo la mayoría. Fue un año en que el aspecto comunicacional no solo fue importante para el gobierno, sobre cómo comunicaba su reforma, sino que para todos los que estaban en la discusión pública sobre la reforma educacional. No logramos hacer clara nuestra postura y fuimos, en algunos casos, demasiado reactivos a la coyuntura en lugar de mostrar nuestra postura, y no solo mostrarla, sino que hacerlo de manera pedagógica y entendible. Eso no solo tiene que ver con el gobierno de Bachelet, creo que también tiene que ver con el momento que estaba viviendo la Confech. Es muy importante lo que pase en la Confech, no solo en la Fech y la Feuc. Nos tocó un año donde las diferencias no eran como habían sido antes, donde las expectativas estaban muy altas en todos los sectores políticos al interior de la Confech, y eso dificultó las cosas, todas las decisiones se demoraban más tiempo en ser tomadas. Sin embargo, salieron cosas que son positivas y que son las primeras piedras. Espero que los procesos de construcción de los cambios que propinamos no se cierren, porque yo, al menos, no quedé conforme con la reforma educacional como va por el momento. Me parecería lamentable que por las peleas en la política entre derechas e izquierdas, seamos miles los que estemos pagando las consecuencias. De eso se trató, en gran medida, el 2014.

Ahondando en lo del DFL2, ¿Por qué es importante su derogación como logro del movimiento estudiantil el 2014?

En primer lugar, creo que hay cuestiones simbólicas, como que la primera demanda del movimiento estudiantil tenía que ver con democratizar las universidades. Simbólicamente también es importante que esto no estaba en el programa de gobierno, ni si quiera esbozado. Era un tema que se le había pasado al ministerio. Logramos sacarlo en conjunto, con todas las dificultades que esto implicaba y que conté antes. Hay una cuestión de haber ganado algo, de dar un paso importante que es indudable.

En segundo lugar, en términos más profundos y más importantes, hay una victoria concreta y no solo simbólica. El fin del DFL2 significa que los trabajadores y los estudiantes van a poder organizarse en muchas universidades, todas las que se crearon después del 81`. Con eso estamos cambiando la manera en que se genera las comunidades universitarias, en que se entiende lo que es una universidad. Es un cambio que vamos a ver en muchos años, pero sin duda es un precedente importante y que habla de la educación que queremos, de la universidad que queremos, de las comunidad universitaria que queremos. Creo que no ha tenido la relevancia mediática que realmente merece. Este es un aspecto muy importante en la lucha por la educación pública, gratuita y de calidad. Tiene que ver con cómo se entiende el lugar donde voy a formarme y compartir con otros. Creo que tampoco supimos darle el énfasis que tenía, o sacarle más partido.

Hicieron un trabajo importante en mostrar la importancia de esto Giorgio (Jackson) y Camila (Vallejo) en la comisión de educación de la Cámara (de Diputados) hace algunas semanas, cuando hablaron sobre el proyecto de ley que crea nuevos Centros de Formación Técnica estatales. En esa ocasión propusieron, y se aprobó, que sean las comunidades quienes elijan a su rector. La derogación del DFL2 da pie a que se generen cosas como esta y, sin duda, va en la dirección correcta. Va más en la dirección correcta que, por ejemplo, el hecho que los particulares pagados puedan seguir seleccionando. Da cuenta de cómo los distintos actores se pueden articular, no solo los actores del movimiento estudiantil y del Ministerio de Educación, sino, también, diputados que dicen estar comprometidos con las reformas que los movimientos sociales han demandado y dan señales claras de ello.

A propósito de los CFT y de lo que está pasando este año, ¿qué crees que viene para el 2015, para los nuevos dirigentes estudiantiles y, en general, para la discusión de la reforma? ¿Qué crees tú que deberían hacer?

A mí me parece que el tema de la educación técnica está abandonado por todos. Se acaba de discutir hace algunas semanas y, lamentablemente, no se escuchó a ningún dirigente sobre el tema. Ninguno estuvo en la comisión de educación, ninguno se preocupó de presentar indicaciones. Con eso pierde sentido lo que estábamos hablando antes, de permitir que estudiantes se organicen donde no se permitía. Es importante que velar porque los cambios que permite el fin del DFL 2 se cumplan de manera correcta. Es una pena que ni los medios de comunicación ni la mayoría de los actores de la educación estén velando por el 45% de la matrícula en enseñanza media. Me parece que el 2015, hacia el final, va a ser el año del financiamiento a la educación superior y es muy difícil que otro tema compita con eso. El financiamiento de la educación superior se podría robar toda la película. Lo que me preocupa no es que eso pase, sino que eso se haga en desmedro de la educación técnica, en desmedro de la carrera docente, en desmedro de la desmunicipalización. Eso no tiene sentido porque nosotros siempre hemos planteado que este es un problema complejo, que es un sistema que se debe abordar desde todos los puntos de vista. Es necesario que los dirigentes y todos quienes dicen estar comprometidos, como supuestamente están todos los diputados de la Nueva Mayoría, también den señales de eso. Es injusto cargarle toda la responsabilidad a los dirigentes, de un par de universidades, cuando se supone que hay muchos más que debiesen estar interesados en esto, partiendo por la presidenta.

Ojalá no se quede en el tintero la reforma a la educación técnica. Creo que esa es mi mayor preocupación. En la discusión sobre la educación superior y desmunicipalización hay mucha gente que está en ese debate, porque hay muchos intereses. Pero en la discusión sobre educación técnica los intereses solo los tienen los rectores y los que están metidos en sostener la educación técnica, y eso no puede ser. Yo espero que la educación técnica no se quede atrás, esa es mi mayor preocupación hoy.

¿Qué te pareció el proyecto de ley de nueva carrera docente? ¿Cuáles te parecen que son los avances? ¿Qué cosas no se resuelven?
El proyecto no me satisface. Ni como estudiante de pedagogía ni como ex dirigente. No solo por la falta de participación en la elaboración del proyecto, de los actores relevantes como los profesores (no solo del colegio de profesores), de los estudiantes de pedagogía, de los decanos de las facultades de pedagogía, premios nacionales de educación, etc. Eso se nota cuando se mira el proyecto. Hay cosas que en los titulares suenan bien, pero en el fondo faltan cosas. Entonces, la pregunta es: ¿va a haber otra oportunidad para hacer esto?

¿Cuáles son esas cosas que van en la dirección correcta y cuáles son las que faltan?

Va en la dirección correcta que sean los profesores, los que estudiaron pedagogía, los que puedan hacer clases. Más allá de que hoy pueda haber un déficit en la formación de profesores y que explique que se recurra a otros profesionales, es un reconocimiento a la formación, a la vocación, y creo que era necesario. El aumento de salarios y horas no lectivas, me parece que también es un esfuerzo valorable. Pero hay otras cosas como, por ejemplo, el destino de los nuevos recursos para contratación de profesores, exigencias a los directivos, el delimitado numero de profesionales considerados, o el tema de la certificación y evaluación que es muy deficiente todavía y que creo necesitan mas de una vuelta.

…Está bien que haya una prueba habilitante, pero si esa prueba no va acompañada de muchas otras instancias no tiene sentido. Los estudiantes de pedagogía necesitan ayuda en formación y acompañamiento en cómo se van especializando a lo largo de la carrera docente. Por lo mismo, la evaluación debe ser en relación al proceso completo. No sirve que termine la carrera y en una instancia se decida si puede o no ejercer, mediante una prueba que mide contenidos en un momento determinado. En ese sentido, el sistema de evaluación tiene que ser mucho más complejo. Lo peor que podría pasar es que esto sea un nuevo Simce para los profesores, con semáforos, como propuso el ex ministro Joaquín Lavín. En esto se nota la falta de una real participación. Yo lo digo con conocimiento de causa, porque yo participé en los diálogos ciudadanos.

Otra cosa que me parece preocupante es el plazo de varios años para poder ganar un sueldo decente. Está bien que el mínimo con el que parten los profesores aumente. También me parece bien que te vayas perfeccionando y eso te haga subir de categoría y, por lo mismo, recibir un mejor sueldo. Pero cuando se ve de qué va a depender subir de rango, te das cuenta que no es tan atractivo para los primeros años como profesional. El aumento de sueldo dependerá de los bienios, que en el fondo certifican tu experiencia. Para pasar del nivel 1 al avanzado, con varios certificados, te aumentara apenas 40 mil pesos.
Creo que faltan mecanismos que hagan efectivamente más atractiva la profesión docente, y que sean acordes a la realidad actual. Por ejemplo, el sueldo base que propone el proyecto es de 800.000 considerando jornadas laborales de 37 horas, pero la gran mayoría de los profesores trabaja menos horas. Entonces se hace necesario un mecanismo que fomente la contratación de profesores por más horas, o que aumente el valor de la hora trabajada.

Hay muchos actores que se quedan fuera del proyecto, y me refiero a los actores que se verán afectados. Las parvularias de jardines infantiles quedan fuera, ni hablar de los profesores de particulares subvencionados que representan un porcentaje importante.

Por otra parte, respecto de los mecanismo de evaluación que se proponen, hay instrumentos que han sido altamente cuestionados por el Colegio de Profesores y por otras instancias, como “el Plan Maestro” por la manera en que no evalúan ni reflejan las capacidades reales de los profesores ni se centran en la práctica docente, pero siguen siendo las herramientas que se van a utilizar, como el portafolio. Si bien en el proyecto se dice que sera un “portafolio mejorado” no tenemos idea de que cosas son las que cambiaran. Se sabe que hay una especie de mercado negro de generación de portafolios por estudiantes de buenas escuelas de pedagogía para estudiantes de otras escuelas de pedagogía, que profesores preparan las clases con anticipación y los contenidos se los pasan a los alumnos una semana antes de que los vayan a evaluar, para que cuando los vayan a evaluar levanten la mano y participen. Estos instrumentos podrían seguir generando estas y otras perversiones en el sistema si no existe una real fiscalización o estructura compleja de los mismos. Creo que si no se pone énfasis en la calidad de la educación en este proyecto, entonces en cuál proyecto va a ser.

Con respecto a lo que se le está enseñando a los estudiantes ¿Qué te pareció que Consejo Nacional de Educación haya decidido mantener el Simce de segundo básico?

Pésimo. Si se une eso con el que se va a poder seleccionar a niños de prekinder, de tres años, ¿qué es eso? ¡Es horrible! Allí tú te das cuenta que las discusiones de quiénes toman las decisiones se tratan de peleas dentro de un marco reducido de la política, y de nada más. Estás permitiendo que niños que tienen siete años se vean sometidos a un estrés innecesario que no aporta en la calidad de su educación ni en su formación como persona. Son procedimientos que dañan su experiencia educativa y que, más encima, no les va a servir para mejorar. El Simce no aporta a la calidad de la educación. El Simce de segundo básico lleva a que los estudiantes sean entrenados desde primero básico para dar una prueba y no educados para desarrollarse en la vida.
Por mucho que se “vaya en la dirección correcta”, cuando se ven estas cosas, pareciera que vamos un paso para adelante y dos para atrás. Allí es donde yo me pregunto dónde está no solo la participación, sino la responsabilidad de todos quienes dicen estar por los cambios profundos. Tal como creo que es una gran señal de compromiso lo que hicieron Giorgio (Jackson) y Camila (Vallejo) en la votación por los centros de formación técnica estatales, ¿dónde está el compromiso de todos en hechos como el del Simce para segundo básico? No tiene sentido que no se pueda seleccionar después si se puede seleccionar a los tres años. En definitiva, en este tema como en los demás, es mejor ser más exigente y no perder la oportunidad de hacer cambios realmente profundos por responder rápido a “los problemas”.

Más Ideas y Proyectos

A la espera de que se tramite en el Congreso la modificación al capítulo XV de la Constitución, que regula su posibilidad de reforma, el Observatorio del Proceso Constituyente en Chile invita a Coloquio “¿Es legítima nuestra actual Constitución? ¿Existe en Chile […]

Entrar a Observatorio aquí: redconstituyente.cl Con un debate sobre el estado actual y los pasos a seguir del proceso constituyente se realizó este lunes 8 de mayo el lanzamiento del Observatorio del Proceso Constituyente de la Fundación RED: Red de Estudios […]

La siguiente entrevista al director de RED José Gabriel Palma fue publicada originalmente en Flacso y en CIPER Chile.  -¿A qué asocia el difícil escenario político-económico que América Latina atraviesa en la actualidad? Unos más, unos menos, el panorama es de […]

Artículo publicado originalmente en Ciper Hace unos días un residente de los llamados ‘guetos verticales’ de Estación Central se refería a su situación de la siguiente manera: “Antes de este escándalo dormíamos mal por el ruido, hacíamos cola para el […]

Ver más Ideas y Proyectos